07 noviembre 2010

PR-A 296 Sendero de Los Pradillos

Después de casi un año sin dar señales de vida, hoy "volvemos a las andadas". Para retomar nuestros senderos decidimos quedarnos cerca de Berja y hacer el PR-A 296 "Sendero de Los Pradillos" situado en las cercanías de Alcolea.

Tras buscar información sobre el sendero vemos que es mejor hacer el recorrido comenzando por la señal que hay en la carretera A 347, como a 1 km antes de llegar al cruce con la A348.


Comienza el sendero con una suave y constante subida entre los pinos.

El paisaje de otoño, el olor a romero y tomillo, las setas que encontramos (y dejamos) por el camino, el paisaje de Sierra Nevada con las primeras nieves hacen que disfrutemos del trazado.



Llegados al paraje "Aljibe del Arco" hay que tener cuidado porque la señalización nos puede equivocar ya que se bifurca a la derecha una senda que va hasta Castala, pero está debidamente señalizada.

Tras seguir entre pinares los hitos del sendero se pierden en un campo de almendros ya hay que bajar hasta el barranco del Alamillo para volver a encontrar la senda que ya no debemos dejar.

Desde esta zona la panorámica es impresionante ya que vemos muchos los pueblos de la Alpujarra Granadina, la Contraviesa y hacia el sur el mar Mediterráneo en la desembocadura del río Adra.

Después de pasar por la antigua casa forestal de los Pradillos, donde todavía se adivinan los bancales de un abandonado vivero que se utilizó en la repoblación hace algunas decenas de años giramos a la izquierda por la pista forestal y atacamos la última subida hasta la cota más alta del sendero: el cortijo de los Alamillos.
Este es un buen lugar para reponer fuerzas y donde la panorámica es amplia y limpia.

A partir de este punto seguimos descendiendo por la pista forestal serpenteante hasta llegar al barranco.

Algo más abajo nos encontramos con una presa de control de avenidas y nuestra senda transcurre en el lado derecho del barranco junta a una antigua canalización de agua.

Teniendo ya a la vista la carretera y Alcolea la pendiente se hace cada vez mayor hasta cruzar la carretera y recoge uno de los coches que habíamos dejado junto al cementerio de Alcolea, punto final de la ruta. En total hemos hecho 13'1 km. y tardado 4 horas (incluyendo la media hora de desayuno).

La comida la hacemos en el restaurante "Sol y Luna" de Alcolea donde damos buena cuenta de un "cocido de hinojos" y unas "chuletas a la brasa" para volver a Berja con las pilas cargadas para una semana de trabajo.