19 febrero 2006

PR-A 145, PR-A 146 Senda de Castala- Cortijo Blanco, Celín, Dalías

Posted by Picasa
Esta mañana, después de una noche de "perros", nos aventuramos a hacer nuestra salida dominical bien pertrechado ante cualquier eventualidad con chubasqueros, ropa de abrigo, viandas suficientes, etc. con la intención de hacer el PR-A 146 con la variante 145 que va desde la Adecuación Recreativa de Castala, en Berja, hasta Cortijo Blanco, en las inmediaciones de Celín.
Aquí os dejamos en dos imágenes distintas del recorrido del sendero, ya que no hemos encontrado en ninguna parte una imagen completa del mismo.
El sendero comienza en Castala y para llegar a él, lo mejor es tomar la carretera que sube desde el pueblo a la Adecuación Recreativa y cuando llegamos a ella seguir la pista asfaltada que sigue por la derecha de la entrada hasta más o menos dos kilómetros en que termina el asfalto, donde podemos dejar el coche en una pequeña explanada donde hay un indicador de la adecuación.
El panel informativo de comienzo del sendero se encuentra a la derecha de la pista y comenzamos una subida, bastante pronunciada que serpentea por la ladera entre pinos durante algo más de media hora de caminata, hasta llegar a un indicador que nos permite llegar, si tomamos a la izquierda hasta el "Pecho de las Palomas", la "Mina la Memoria", o los "Lavaderos del Segundo". Nosotros tomaremos la senda que sigue subiendo hacia la derecha que nos llevará, según nuestras intenciones, hasta "Cortijo Robles" o hasta "Cortijo Blanco".
En este punto haremos ascendido desde la cota 745m hasta la cota 1150m, con lo que la subida se hace importante, pero queda compensada por el paisaje en que discurre.
Después de ascender no más de quince minutos más llegaremos a la cota más alta de nuestro sendero de hoy, a partir de donde llanearemos bastante tiempo, con pequeñas subidas y bajadas.
Desde aquí podemos tener una panorámica completa de la hoya de Berja y obervaremos como los invernaderos ya han "devorado" la mayor parte del paisaje virgitano. También tenemos una buena vista de Sierra Nevada y parte de las Alpujarras detrás de nosotros.
Algo después encontramos el lugar idóneo para dar cuenta de nuestro "bocata" de media mañana, es decir, lo que sin lugar a dudas podemos calificar de un "restaurante con vistas". Si no os lo creéis, ahí os dejamos unas fotos del "restaurante" y de las vistas.
Seguimos nuestra senda y algo después nos encontramos la bifurcación donde si seguimos el sentido ascendente corresponde al PR-A 145 que nos llevaría a "Cortijo Robles" en la cota 1350m, pero nosotros tomamos el sentido ligeramente descendente, que corresponde al PR-A 146 que nos llevará a "Cortijo Blanco", en la cota 750m.
Como ya habréis deducido, a estas alturas del día nos sobraban casi todos los pertrechos de los que nos habíamos aperado, ya que el día, al contrario de la noche, aunque nublado en buena parte del camino nos ha deparado una temperatura agradable para andar y con un aire totalmente limpio de impurezas.
Durante nuestro caminar pasamos por la vertical de la Ermita de Nuestra Señora de Gádor, por la del Llano de Ilas, por la de la Sabinilla, para dar vistas a la Cañada del Boquerón y algo más allá a la vega de Celín y Dalías.
Cuando pasamos por el "Cortijo Blanco" llevamos unas tres horas de caminata y al llegar a Celín casi tres horas y media, ya con bastante sol, con calor y apeteciendo una cerveza fresquita. Nuestra intención es tomarla en el bar situado al costado de la Iglesia de Celín, pero debemos haber cogido al camarero en una día "tonto", ya que tras un buen rato esperando, y "de pie" a que se dignara ponernos unas cañitas, tomamos la decisión de buscarnos otro local donde, al menos, se dignaran percatarse de nuestra presencia.
Así que encaminamos nuestros pasos (es un decir, ya que ya íbamos en coche) hacia Dalías, donde afortunadamente en el "Bar Hito", justo al lado de la "Fonda Amalia" (en uno se toman las cervezas, en la otra se come una excelente comida casera), el camarero nada más entrar se percata de nosotros, nos ve con cara de sed y nos pone unos tubos de cerveza, ora con arroz, ora con tortilla de guisantes, ora con tocino o con migas; vamos que ya nos convencemos que somos unos senderistas "reales" y no "virtuales" como parece que fuéramos en Celín.
Después de la comida y la tertulia, ya a media tarde, damos por "finalizado el festejo" después de tomar café acompañado de orujo con miel en casa de Envir y Salva, con lo que quedamos para la semana próxima, cuando, dependiendo de la meteorología haremos una ruta u otra.
Hasta entonces.